La Oficina del Secretario de Estado de California le ha Fallado a los Votantes

Trabajé en la legislatura del Estado de California por 20 años, por lo que no soy extraño de la realidad fabricada en la que viven los políticos o de la visión a veces surrealista del público, la cual es creada por consultores políticos en ambos lados del pasillo. El Secretario de Estado Alex Padilla es un amigo y un compañero demócrata al que he apoyado y espero seguiré apoyando por muchos años.

Click HERE to Read in English

Sin embargo, los más recientes comentarios de su oficina acerca de la potencial confusión de los votantes en las elecciones primarias de este año me obligan a hablar claro y directo sobre mi decepción en cómo su oficina está manejando una de las principales responsabilidades del secretario de estado.

Su oficina no es la única en no apreciar el significado del movimiento de California de alejarse de las elecciones partidistas a un sistema primario abierto no partidista. De hecho, ambos partidos políticos y la infraestructura política en la que descansan se resistieron a este cambio.

En este caso, la Oficina del Secretario de Estado estaba consciente de la potencial confusión que se iba a causar entre los votantes tras el cambio a un sistema abierto no partidista y la necesidad de crear un programa de educación electoral al respecto. Sé esto porque personalmente lo discutí tanto con el Secretario como con miembros de su oficina. Adicionalmente, los abogados de Independent Voter Project (IVP) presentaron una solución sencilla y comprensible a Padilla y su oficina.

El Secretario de Estado finalmente decidió no apoyar la propuesta de IVP de simplemente llevar a cabo la elección presidencial de la misma manera en que se manejan el resto de las elecciones, más manteniendo la autoridad de los partidos de dictar los términos para el proceso de selección de su candidato nacional.

La legislatura incluso consideró (y posteriormente deshecho) una resolución que hubiera simplificado las boletas de las elecciones primarias de este año al pedir al Secretario de Estado que ejerza su autoridad y se realicen elecciones primarias abiertas, como lo requiere la Constitución de California.

Nuestras elecciones primarias presidenciales aún viven en el antiguo sistema partidista semi-abierto de California, donde los partidos políticos aún dictan las reglas. Como tal, el Partido Demócrata ha permitido a los independientes votar en sus elecciones primarias, mientras los Republicanos no lo permitieron.

Las primarias no partidistas son simples. Los ciudadanos pueden votar por quien sea que quieran votar, sin importar su afiliación política. La decisión final siempre se toma cuando el mayor número de gente vota. Es un sistema centrado en el votante. Los viejos sistemas partidistas son complejos a propósito; los partidos políticos quieren que así sea.

Nosotros los que creemos qué el sistema actual no funciona continuaremos luchando contra él en las urnas y en los tribunales. IVP demandó en Nueva Jersey por un sistema cerrado que promedia una participación de votantes de tan sólo un dígito. Actualmente, se está contemplando realizar una acción legal similar en California, donde las reglas de las primarias presidenciales se encuentran en conflicto con nuestra Constitución.

Los viejos hábitos nunca mueren. Y yo soy un viejo, lo entiendo. Pero mientras más tiempo los políticos, incluyendo a mi amigo Alex, se aferren a la estructura decadente del bipartidismo intenso que controla las elecciones por debajo de la mesa, más agitado será el terremoto que se genere cuando finalmente llegue el cambio.

Cuando Bernie Sanders o Donald Trump se quejan de un sistema que está amañado “en su contra” están equivocados. Es un sistema amañado en contra de los votantes. La propuesta 14 cambió el poder a las manos de los votantes en todas las elecciones, a excepción de la presidencial. El Secretario Padilla debería de tomar el lado de los ciudadanos y liderar el esfuerzo para cumplir con el requisito constitucional de California de tener elecciones primarias abiertas también para la contienda presidencial.