Evidencias Indican Purga de Miles de Votantes Habilitados en California

Con las elecciones primarias del 7 de Junio acercándose a California, las controversias en el proceso de votación se han convertido en titulares en todo el país. Y California dio una gran sorpresa a una organización sin fines de lucro que busca promover el voto de los refugiados en San Diego.

Click HERE to Read in English

Cada estado tiene sus listas de votantes y tiene un programa destinado a mantener estas listas “actualizadas y con información correctas”, sin embargo, de acuerdo a Project Vote, “programas mal diseñados que se dedican a purgar información inválida de la lista ha menudo han llevado a la eliminación de votantes elegibles del sistema”

Según los números publicados por el Secretario de Estado de California, entre febrero de 2015 y enero de 2016, el número de votantes en California se redujo en más de 450,000 personas. El Condado de San Diego, el cual representa el 8% de la población total del Estado, vio una baja de 20% de sus votantes. Pero ese porcentaje empeora aún más cuando analizas al voto de los refugiados.

california-just-drop-20000-refugee-voters-84338

Advancement of New Americans (PANA por sus siglas en inglés) y utiliza la base de datos de votantes para planear campañas que promuevan el voto.

“Notamos una baja de 75% de refugiados registrados para votar. En agosto de 2015 analizamos los números y contamos alrededor de 30,000 votantes registrados en San Diego que tienen lazos con la comunidad de refugiados” dijo Sahid, “Pero tras la purga del otoño pasado, vimos ese número reducirse a tan sólo 6,000.”

La participación del voto de los refugiados es especialmente importante en San Diego, donde 1 de cada 40 residentes del condado tienen conexión con la comunidad de refugiados. Estos ciudadanos elegibles para votar enfrentan barreras únicas para ejercer su voto, incluyendo boletas que no son traducidas en el idioma de las comunidades de refugiados, pocas casillas electorales accesibles para los vecindarios de refugiados, y más dificultades a la hora de votar debido a que muchos refugiados comparten la “fecha de nacimiento anónima”: 1 de Enero. A pesar de estas barreras, muchos refugiados asisten a votar cada vez que se les presenta la oportunidad.

“En 2013, la madre de un refugiados fue rechazada en 3 ocasiones de la casilla electoral hasta que finalmente pudo ejercer su voto,” comenta Sahid.

Y ahora, esta purga de votantes podría añadir una nueva barrera. “Grupos como nosotros estamos conscientes de estas purgas de rutina, pero nadie podría haber previsto lo que sucedió.” continua Sahid, “Cuando la mayor cantidad de los votantes desaparecieron, tuvimos que transformar nuestra estrategia, con un nuevo enfoque centrado en registrar a las personas que no están al tanto de que fueron eliminadas del sistema.”

Cuando un informe de 2012 declaró que 24 millones de registros electorales eran incorrectos o ya no estaban vigentes, la Oficina de Investigaciones de California (CBR) escribió una respuesta acerca de este proceso:

“Si es verdad que 24 millones de registros son incorrectos o ya no son válidos, las estrategias actuales para enfrentar esto pueden no ser suficientes.”

El documento de CBR continua, “… Esfuerzos más agresivos para limpiar la lista de votantes puede aumentar la posibilidad de que votantes habilitados sean removidos de la lista … en situaciones donde los individuos no reciben un aviso de cancelación o la oportunidad de desafiar su exclusión de la lista de votantes, sectores poco triviales del electorado podrían verse privados de sus derechos. Un claro ejemplo de esto ocurrió en las purgas de Florida del año 2000, donde más de 12,000 votantes habilitados fueron eliminados de las listas de registro.”

En 2008, camino a la primera elección presidencial de Obama, el New York Times reportó que “decenas de miles de votantes habilitados en por lo menos seis estados oscilantes (swing states) han sido eliminados de las listas o se han visto impedidos de registrarse por métodos que aparentan violar las leyes federales.”

La eliminación de votantes en California podría no violar ninguna ley, pero ciertamente impone nuevos retos a los ya existentes para los refugiados que huyeron de la guerra o de la persecución en su país para convertirse en ciudadanos de los Estados Unidos. Este año, PANA está enfrentando este reto con una campaña que active al voto refugiado.